17 beneficios de usar una sauna

La gente ha utilizado las saunas y la terapia de calor como forma de entretener a las masas y asegurar la curación y el bienestar durante muchos siglos. También se ha convertido en un proceso fundamental que muchas personas han incorporado a su rutina, especialmente como parte de un régimen posterior al ejercicio.

Mujer con toalla en la cabeza y otra en el cuerpo, está tomando una sauna.

Con algunas saunas calentadas hasta 90 grados Celsius, estas salas, típicamente de madera, son estupendas para tomarse un tiempo y relajarse con el calor seco.

Hoy en día, asistir a sesiones de sauna de 15 a 20 minutos de duración un par de veces a la semana es una práctica global que sigue creciendo en popularidad cada año, con más personas que buscan incorporar una visita a la sauna en su estilo de vida ahora más que nunca.

Además de sentirse bien, la sauna ofrece beneficios para el estado de ánimo, el cuerpo y la piel. En pocas palabras, establecer una rutina de sauna sólida y frecuente podría hacer maravillas para tu salud mental y física.

Junto con una dieta equilibrada y un programa de ejercicios bien pensado, todo el calor que genera una sauna puede funcionar para estimular zonas del cuerpo y mejorar tu bienestar general.

Pero, ¿cuáles son los principales beneficios de utilizar una sauna? ¿Y realmente vale la pena incorporarla a tu estilo de vida actual?

Si quieres saber más sobre esta práctica y cómo puede ayudarte a mejorar tu salud y bienestar general, este artículo destacará todo lo que necesitas saber antes de iniciar tu viaje a la sauna.

Ayuda a conservar la masa muscular

Preservar y mantener la masa muscular es importante, ya que tus músculos trabajan para mantener tu sistema metabólico en funcionamiento. Al preservar tu masa muscular te estás protegiendo contra la diabetes, la obesidad y diferentes enfermedades cardiovasculares, a la vez que te aseguras de que tus niveles hormonales y tu metabolismo sigan funcionando a niveles elevados.

Si levantar pesos y participar en ejercicios de entrenamiento de fuerza es algo que te interesa, es probable que estés familiarizado con la hormona del crecimiento (GH). Ésta es esencial para el crecimiento y la eventual reparación de los músculos y también suele ser una parte crucial de la pérdida de grasa.

Aunque una buena noche de sueño y el entrenamiento de fuerza son formas estupendas de aumentar de forma natural tus niveles de GH, las saunas suelen llevarlo al siguiente nivel. Estas pequeñas salas tienen temperaturas extremas de entre 65 °C y 90 °C, lo que elevará la producción de GH al someter a tu cuerpo a mayores tasas de estrés inducido por el calor, lo que conduce a una mejora del crecimiento muscular y del tiempo de recuperación.

Esto se debe a la liberación de proteínas de choque térmico y de HGH. Las proteínas de choque térmico tienen muchos beneficios para la conservación de la masa muscular, como la capacidad de mejorar el flujo sanguíneo y el volumen sanguíneo general, una tasa más rápida de recuperación y reparación muscular y una mayor tasa de producción de insulina.

En consecuencia, las saunas de alta temperatura son excelentes para transportar los nutrientes necesarios a tus músculos, a la vez que mejoran la recuperación muscular de los entrenamientos más intensos, lo que conduce a la conservación de la masa muscular.

Mejora la salud del corazón

Relajarse en una sauna puede ser una experiencia agradable, a pesar de que tu cuerpo no esté acostumbrado a la exposición a un calor tan elevado. Sin embargo, una de las cosas más importantes que hay que mencionar es la relación que tienen las saunas con la salud del corazón.

Aunque pasar un rato en una sauna no tiene el mismo impacto en tu corazón que un entrenamiento, el uso de una sauna puede reducir significativamente los niveles de estrés y mejorar la salud cardiovascular al mismo tiempo, al aumentar tu resistencia.

Las saunas de infrarrojos o tradicionales tienen temperaturas altas e intensas que calientan la piel y aumentan la temperatura central del cuerpo. Al sentarte en una sauna, tu ritmo cardíaco puede aumentar entre 100 y 150 pulsaciones por minuto.

Los vasos sanguíneos situados cerca de la piel también se dilatarán mientras estés dentro de una sauna, provocando un aumento de la circulación cardiovascular con un flujo sanguíneo rico en oxígeno.

Este proceso específico de aumento de la circulación es comparable a la realización de ejercicios cardiovasculares de baja a moderada intensidad, según la duración del uso de la sauna.

Esto produce glóbulos blancos que reducen la inflamación y disminuyen la hinchazón que funciona para aliviar los tipos de dolor crónico. Las saunas de infrarrojos también protegen de la inflamación.

Como resultado, el uso regular de la sauna puede reducir la presión arterial, mejorar la función cardíaca y, en general, funcionar bien como herramienta para mantener tu corazón sano.

Mejora la resistencia de la piel

Si buscas una forma totalmente natural de mejorar la resistencia de la piel, utilizar una sauna podría ser el siguiente paso en tu rutina de cuidado de la piel. Los baños calientes siguen siendo uno de los tratamientos más destacados para limpiar la piel, y todavía se utilizan ampliamente en todo el mundo.

Aunque hay algunos beneficios específicos del uso de una sauna que dependen totalmente de tu tipo de piel (sensible, normal o seca, por ejemplo), hay algunos beneficios universales destacados del uso de una sauna para mejorar la resistencia de la piel.

  • Estimula el colágeno: el calor del uso de una sauna aumenta la producción de colágeno, que fortalece y rejuvenece tu piel. Esto facilita el proceso de eliminar las células muertas de la piel y promover el crecimiento de otras más sanas.
  • Mantiene la piel joven: como cualquier otro órgano, tu piel tiene su sistema de funcionamiento. El uso regular de una sauna creará una piel eficiente que funcione y respire incluso cuando envejezcas, asegurando que tu piel se mantenga joven.
  • Un brillo natural y saludable: la temperatura de una sauna también suele provocar un aumento espectacular de la circulación sanguínea, lo que da a tu piel un brillo saludable y un aspecto más fresco sin necesidad de maquillaje.
  • Hidrata la piel: Las saunas, especialmente las saunas de infrarrojos, son excelentes formas, sin productos químicos, de hidratar la piel desde la capa más interna hasta la más externa. Este aumento de la hidratación contribuye a reducir la aparición de arrugas.

Limpia tus poros

Tener los poros obstruidos contribuye enormemente al acné y puede causar forúnculos, puntos negros y puntos blancos. Si el acné o los poros obstruidos son algo con lo que luchas a diario, ¡un viaje a la sauna puede ser exactamente lo que necesitas!

Estar expuesto al alto calor de una sauna durante largos periodos también te hará sudar, lo que elimina las bacterias y otras impurezas de los conductos sudoríparos y la capa epidérmica. También estimula las glándulas sebáceas que se encuentran en la piel y que mantienen todo lo que hay en ella lubricado e hidratado.

Este hombre está un poco triste porque no consigue una erección en la cama.¿Es buena la sauna para la disfunción eréctil? (Comprender el flujo sanguíneo)

La limpieza a fondo de los poros de la piel mediante el calor de una sauna tiene el potencial de mejorar la circulación capilar, al tiempo que garantiza que tu piel tenga un aspecto y un tacto más suave.

Sin embargo, si padeces afecciones cutáneas como la psoriasis o el eczema, es posible que el uso de una sauna pública sólo sirva para agravar las zonas de tu piel que son más propensas o sensibles a dichas afecciones.

Esto se debe a que estos ambientes pueden ser bastante húmedos, lo que podría convertirlos en un caldo de cultivo para el moho y las bacterias, provocando la aparición o el empeoramiento de las afecciones cutáneas. Si esto es algo que te preocupa, lo mejor que puedes hacer es buscar el consejo profesional de un dermatólogo o de tu médico para obtener más información.

Reducir los niveles de estrés

Está en nuestra naturaleza experimentar estrés a diario. A menudo puede parecer que el estrés te prohíbe seguir con tu vida, pero se trata de cómo

Sentarte en una sauna te obliga a relajarte, descomprimirte y abrazar el momento. A medida que despejes tu mente y te desconectes en el calor, tus músculos empezarán a relajarse, lo que comenzará a estimular la liberación de endorfinas -u hormonas del «bienestar»- que aliviarán gran parte del estrés al que puedes enfrentarte en tu día a día.

En concreto, el calor de la sauna actúa para regular los niveles de cortisol en la sangre. El cortisol es la hormona que se libera cuando nos sentimos estresados o ansiosos. Los niveles extremos de esta hormona pueden provocar problemas con el sueño y con tu sistema inmunitario, por lo que debes poner toda tu atención en aprender a controlar estos niveles.

Si estás estresado, es probable que sientas que el corazón se te sale del pecho. Un culpable habitual del estrés es la hipertensión arterial, pero una sauna actúa para reducir el riesgo aumentando la circulación de tu cuerpo. Esto ayuda a tu corazón y reduce la presión arterial.

Al sentarte constantemente en una sauna, trabajarás activamente para eliminar las toxinas de tu cuerpo, aumentarás tu resistencia al estrés y también disminuirás tu ansiedad general.

Alivia el dolor

Si luchas contra una enfermedad como la fibromialgia o eres un asiduo al gimnasio, probablemente habrás desarrollado tus propios métodos para controlar o estar al tanto de cualquier dolor muscular que surja. Esto puede incluir prepararte un baño caliente con muchas sales de Epsom o aplicar una compresa de calor directamente en el punto de dolor.

Sin embargo, si estos métodos no son lo suficientemente eficaces para tus necesidades específicas, hay una forma mejor de ayudar a tu cuerpo a curar los músculos doloridos y acelerar el ritmo de recuperación, que es posiblemente la forma más cómoda y relajante de hacerlo.

Las saunas, especialmente las saunas de infrarrojos, actúan para aliviar los dolores de las articulaciones y los músculos ayudando a que los vasos sanguíneos se relajen y dilaten, mejorando la elasticidad de los tendones musculares, ayudando a que aumente el flujo sanguíneo y, en general, aliviando cualquier tensión en tu cuerpo.

Esto hará que tú y tu cuerpo os sintáis con energía.

Como se ha mencionado anteriormente, el cuerpo también liberará endorfinas mientras esté en una sauna, lo que podría ayudar a distraer el índice general de dolor que se siente.

Las saunas son especialmente buenas para aliviar el dolor en personas con artritis reumatoide, lumbalgia y dolor crónico. Utilizar una sauna no es una cura milagrosa, pero puede valer la pena probarla para ver si reduce los síntomas.

Ayuda al asma

No hay muchas investigaciones recientes sobre la eficacia del uso de una sauna para el asma, pero en general es bastante seguro para las personas que padecen esta enfermedad.

El calor extremo de una sauna puede ayudar a mejorar la respiración y las funciones respiratorias, abriendo las vías respiratorias, reduciendo el estrés y aflojando las flemas para que la respiración sea lo más fácil posible.

Si tienes asma, ¡podrías beneficiarte mucho del uso regular de la sauna!

También se dice que bañarse en una sauna mejora la función y la capacidad pulmonar, lo cual es una gran noticia para las personas que sufren asma o bronquitis. Esto es gracias a los vapores y al calor seco que suele suministrar una sauna, que tienen como objetivo abrir y finalmente limpiar los pulmones, aflojando el exceso de mucosidad y toxinas de los senos nasales y la garganta.

Que una sauna sea o no adecuada para ti depende de los desencadenantes de tu asma. Si tu asma se desencadena por el calor y la alta humedad, entonces te convendría evitar estas pequeñas salas calefactadas.

Si quieres probarlo, tendrás que limitar el tiempo que pasas dentro de una sauna para ver cómo reaccionan tu cuerpo y tu asma al entorno. Lo más importante de todo es que tengas a mano tu inhalador.

Las saunas ayudan a la recuperación después del ejercicio

Si eres un visitante frecuente de gimnasios o clubes de salud, probablemente estés familiarizado con la idea de que estos lugares tengan una sauna dentro del edificio. Hay muchos tipos de sauna, pero todos ellos proporcionan un final relajante a cualquier rutina de ejercicios.

Las saunas proporcionan una terapia de calor inmersiva muy eficaz. El calor seco de una sauna puede hacer que la temperatura de tu piel alcance hasta 40 grados Celsius en sólo unos minutos. Este efecto casi febril puede ayudar a aliviar el dolor muscular causado por el ejercicio.

Los efectos del calor al utilizar una sauna también serán muy útiles para eliminar el ácido láctico de tus músculos, ayudándote a recuperarte mucho más rápido después del ejercicio. Utilizar una sauna de este modo también reduce la inflamación y relaja la contracción muscular.

Esto hace que las saunas sean un método extremadamente eficaz y favorecido para combatir los problemas musculares tras un periodo de ejercicio.

ESta mujer se nota la barriga muy hinchada y se la mira en el espejo del dormitorio.¿Es buena la sauna para la hinchazón? (Comprender la retención de agua)

Aparte de la recuperación física, las saunas también son una forma estupenda de aumentar la recuperación mental tras el ejercicio. Por ejemplo, el uso de la sauna permite la claridad mental y la relajación, a la vez que aumenta los niveles de positividad, permitiendo al usuario descomprimirse de su día.

Las saunas eliminan las toxinas

Cuando se eleva la temperatura del cuerpo, la piel se ruboriza y el corazón late más rápido, lo que acerca la sangre a la superficie de la piel. Un proceso comúnmente denominado lipólisis comenzará entonces a descomponer muchos de los tejidos grasos del cuerpo. Estos contienen toxinas que se liberan directamente en el torrente sanguíneo.

Cuando te sientas en el alto calor de una sauna, la temperatura central de tu cuerpo aumentará significativamente. Como resultado de esto, y como forma de intentar regular tu temperatura, empezarás a excretar una gran cantidad de transpiración (sudor) a través de la piel mientras estés dentro de la sauna. Muchas otras toxinas se envían al hígado y a los riñones.

Mediante el aumento de la sudoración, la terapia de sauna es útil para expulsar las toxinas a través de la orina y los desechos humanos. Aunque estar en una sauna no puede desintoxicar completamente el cuerpo, facilita activamente la eliminación de toxinas a través del órgano más grande del cuerpo, la piel.

El sudor tiene la finalidad de enfriar el cuerpo y está compuesto casi por completo de agua. Sin embargo, lo más importante es el hecho de que sudar dentro de una sauna ha demostrado ser muy útil para reducir las sustancias químicas y los niveles de toxinas como el níquel, el cobre, el mercurio, el zinc y el plomo en el cuerpo. Estos metales pesados se encuentran en muchos ambientes y se absorben fácilmente.

Tendrás más éxito a la hora de expulsar las toxinas no deseadas del cuerpo mediante el uso regular de calor de alta penetración.

Mejora la salud del cerebro

Como hemos comentado anteriormente, las saunas tienen una serie de beneficios físicos y mentales sorprendentes. Puede parecer una exageración decir que las saunas mejoran la salud del cerebro, ¡pero hay pruebas que respaldan esta afirmación!

Para empezar, las saunas de infrarrojos trabajan para mejorar la circulación sanguínea en todo el cuerpo. Un mayor flujo sanguíneo hacia el cerebro ayuda a potenciar la agudeza mental y es un factor crítico para garantizar el máximo rendimiento en las tareas.

Estas saunas también han demostrado tener beneficios para la salud mental. Optimizan los antidepresivos naturales que se encuentran en nuestro cerebro -serotonina, norepinefrina y dopamina- en cuanto a su producción y recepción. También actúan para reducir activamente el nivel de cortisol que se puede encontrar en el cuerpo.

Un estudio observacional finlandés sugiere los efectos positivos de las visitas regulares a la sauna en la disminución del riesgo general de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Durante este estudio, se descubrió que los hombres que utilizaban la sauna entre cuatro y siete veces por semana tenían un 66% menos de probabilidades de ser diagnosticados oficialmente de demencia y un 65% menos de probabilidades de ser diagnosticados de Alzheimer que otros participantes que sólo visitaban la sauna una vez por semana.

Aunque no hay pruebas concluyentes que demuestren una correlación directa entre el uso de una sauna y una mejora de la salud cerebral, definitivamente hay algunos beneficios que deben tenerse en cuenta.

Las saunas inducen un sueño más profundo

Llevamos una vida ajetreada que a menudo puede hacer que tener una noche completa de descanso sea imposible. Muchas personas luchan por conciliar el sueño y prueban una serie de métodos para caer en un estado de inconsciencia, como suprimir la cafeína y rociar la ropa de cama con lavanda para relajar la mente.

Uno de los beneficios más inesperados de utilizar una sauna es que puede inducir un sueño más profundo. Si el sueño se te escapa por la noche, puede que descubras que te beneficia enormemente una sesión de baño caliente nocturna.

Al elevar tu temperatura corporal justo antes de irte a la cama, empujarás a tu cuerpo a reajustar su temperatura. Este proceso de enfriamiento de la temperatura corporal después del baño en la sauna tiene el potencial de mantenerte tranquilo y relajado para poder dormir bien .

Además, una sauna empuja a tu cuerpo a trabajar duro y a mantener la homeostasis en un entorno extremadamente caliente. Este esfuerzo adicional debería hacer que te sientas más cansado en general y podría ser el catalizador para caer rápidamente.

Si dormir bien te parece un sueño, ¡es probable que te beneficie el uso de una sauna!

Las saunas pueden ser buenas para las personas que se someten a tratamientos contra el cáncer

Además de proporcionar un entorno relajante a una persona que se somete a un tratamiento contra el cáncer, una sauna también podría utilizarse como tratamiento de salud holístico. Sin embargo, también podría utilizarse como parte de un régimen de terapia de hipertermia (también conocida como terapia térmica), que consiste en exponer las células cancerosas a temperaturas extremadamente altas con la esperanza de matarlas.

Las células cancerosas son mucho más sensibles e intolerantes a las altas temperaturas que las células normales. En pocas palabras, las células cancerosas pueden ser eliminadas por el calor elevado, mientras que las células normales no. Afortunadamente, el uso de la hipertermia (terapia térmica) no causa ningún daño a las células y tejidos sanos que permanecen en el cuerpo.

Algunas investigaciones anteriores han sugerido que el uso de dicha terapia proporciona una reducción significativa del tamaño de los tumores en el cuerpo cuando la hipertermia se utiliza junto con otros tratamientos contra el cáncer.

La capacidad que tienen las saunas de infrarrojos de impulsar la circulación ayuda a llevar nutrientes esenciales y oxígeno a las células del cuerpo. Como el cáncer suele crecer en los tejidos del cuerpo que tienen una mala circulación (y bajos niveles de nutrición y oxígeno), dedicar tiempo a mejorar la circulación podría ser un factor que contribuya a revertir el proceso del cáncer.

En general, las terapias como el uso de una sauna de infrarrojos que inhiben directamente el sistema nervioso simpático son estupendas para ayudar a la recuperación del cáncer.

Beneficios recreativos y sociales

Las saunas no pueden simplificarse a una mera actividad recreativa para pasar el tiempo. Esto se debe a que el uso de una sauna proporciona una serie de importantes beneficios para la salud que podrían repercutir positivamente en tu vida.

Sin embargo, aparte de proporcionarte una multitud de beneficios para la salud física y mental, utilizar una sauna es también una actividad estupenda para realizar por motivos sociales.

Mujer con sombrero y blusa amarilla, parece tener algunas dudas sobre algo.¿Puedes utilizar la sauna de infrarrojos mientras tomas antibióticos? (Lo que dicen los médicos)

Aunque la sauna es un lugar estupendo para la soledad y la relajación privada, también es una forma excelente de relajarse en un entorno social con la familia y los amigos.

Por extraño que parezca, rara vez se habla de estos beneficios sociales cuando se trata de utilizar una sauna. Sin embargo, ¡esto no disminuye su importancia!

Esto se debe en gran medida a que no puedes llevar un teléfono móvil a una sauna, lo que elimina automáticamente la enorme influencia que tiene la tecnología en nuestra vida cotidiana. Si eliges entrar en una sauna con alguien conocido, te garantizas automáticamente una gran forma de conectar a un nivel más profundo sin ninguna de las distracciones habituales.

Puedes entablar una conversación y conectar con otras personas que estén en la sala contigo o elegir disfrutar de tu tiempo en la sauna en completa tranquilidad. Eso es lo bueno de usar una sauna: puedes basar tu experiencia totalmente en tus términos.

Aumenta la pérdida de peso

Si te encuentras dentro de una sauna, es probable que puedas sentir que tu ritmo cardíaco aumenta. No te asustes: ¡es completamente normal! Piensa que no estás acostumbrado a exponerte a un calor tan elevado, por lo que es normal que tu cuerpo entre en barrena.

Una persona con una condición física moderada podría sudar unos 500 gramos en una sesión de sauna y consumir casi 300 calorías durante el proceso debido al aumento de la frecuencia cardíaca.

A medida que aumenta tu actividad cardíaca y tu cuerpo empieza a demandar mucho más oxígeno, verás que tu cuerpo empieza a convertir muchas más calorías disponibles en energía utilizable para mantenerte alerta y consciente mientras estás en la sauna, donde expulsarás muchas toxinas a través del sudor.

Esto es increíblemente útil, ya que la sudoración y el intento de regular tu temperatura durante tu estancia en la sauna requieren el uso de mucha de esta energía.

Otras investigaciones actuales sugieren que puedes quemar casi tantas calorías permaneciendo en una sauna como las que podrías quemar saliendo a correr. Sin embargo, aunque el uso de una sauna no puede relacionarse directamente con la pérdida de peso, sí que ayuda a quemar calorías y a asegurar un ritmo metabólico acelerado.

Ayuda a la función inmunitaria

¿Sabías que utilizar una sauna puede ser increíblemente beneficioso para la función de tu sistema inmunitario? Si no es así, ¡ahora lo sabes!

Al exponerte al calor de una sauna, tu cuerpo producirá glóbulos blancos mucho más rápido de lo habitual, que trabajarán para matar los virus y combatir cualquier enfermedad en tu cuerpo.

Utilizar una sauna para crear una fiebre inducida artificialmente también podría despejar tus senos nasales si tienes alergias o un resfriado. Esto suele estar relacionado con el hecho de que los microbios que causan la dolencia específica no pueden soportar el calor intenso y, en cambio, son propensos a morir a una temperatura más alta.

En resumen, las saunas son una forma rápida de abrir las vías respiratorias y facilitar la respiración, lo que puede ser especialmente útil si tienes síntomas de congestión. También aumentan la oxigenación y el flujo sanguíneo, que son dos factores que llevan a los reforzadores de la inmunidad por todo tu cuerpo.

En general, las saunas son estupendas para reforzar el sistema inmunitario, siempre que las utilices correctamente y con regularidad. Esto incluye alternar entre el calor y el frío (entrar y salir de la sauna en ráfagas), lo que te ayuda a entrenar a tu cuerpo para que se adapte mejor a los cambios bruscos de temperatura, lo que evitará que te enfríes tan rápidamente.

Alargar la vida útil

El uso de la sauna tiene el potencial de reducir la inflamación y proporcionar muchos beneficios para la salud del corazón. Pero también puede conducir a una mayor tasa de longevidad al reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y la mortalidad por todas las causas.

Muchos teorizan que es la activación por el calor del FOXO3 (el «gen de la longevidad») lo que puede atribuirse al uso eficaz de la sauna. Las variantes de este gen se han relacionado con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer y enfermedades relacionadas con la edad.

Aunque no hay una gran cantidad de pruebas que lo respalden, el estrés térmico causado por una sauna activará las proteínas de choque térmico. Éstas harán que nuestras células sean mucho más resistentes al estrés y al daño, además de hacerlas más robustas.

El uso frecuente de una sauna está relacionado con la reducción del riesgo de problemas cardiovasculares, como la insuficiencia cardíaca y las enfermedades coronarias. En definitiva, esto conduce a una vida más larga.

Para cualquiera que quiera ponerse en movimiento pero no tenga la capacidad física para salir a hacer ejercicio, añadir un par de sesiones de uso de la sauna a la semana es una forma estupenda de reducir los principales riesgos para la salud y alargar la vida.

Sin embargo, aunque la sauna tiene el poder de contribuir a tu longevidad y a tu salud general, no puede garantizar una vida más larga. Sólo te ayudará en el camino.

Resumen

Como se ha destacado en este artículo, hay muchos beneficios asociados al uso de una sauna. Algunos de estos beneficios pueden parecer que cambian más la vida que otros, pero todos tienen su importancia en cuanto a la conservación o mejora de tu salud física.

Si quieres mejorar tu función inmunitaria, aumentar la circulación en todo el cuerpo o dormir mejor por la noche, por ejemplo, utilizar una sauna con regularidad podría proporcionarte toda una serie de increíbles beneficios para la salud que podrían tener un impacto inmensamente positivo en tu vida.

Definitivamente, merece la pena incorporar una sauna a tu estilo de vida actual si tienes tiempo, energía y dinero para hacerlo. Aparte de los increíbles beneficios para la salud que podría proporcionarte, entrar en una sauna es también una forma estupenda de socializar con otras personas, tanto si pretendes reunirte con amigos o familiares como si quieres entablar conversación con desconocidos.

Las saunas también pueden ser una práctica privada si es algo que te interesa o prefieres en general. Tienes un control total sobre cómo vives tu tiempo en una sauna.

Mujer con toalla blanca en la entrada de la sauna de madera.¿Las saunas de infrarrojos pueden ser peligrosas o dañinas? (Preocupaciones comunes)

Por muy buenas que sean las saunas, también debes recordar que si te sientes mal, te duele la cabeza o empiezas a sentirte mareado mientras estás en una sauna, debes salir inmediatamente y empezar a refrescarte. Tómate un tiempo para rehidratarte y recuperarte.

4 comentarios en «17 beneficios de usar una sauna»

    • ¡Definitivamente te animo a probarla! Los beneficios de la sauna son increíbles, te ayuda a relajarte, desintoxicar el cuerpo y mejorar la circulación. ¡No te arrepentirás!

      Responder
    • ¡Interesante comentario! Sin embargo, es importante tener en cuenta que el uso de la sauna solo puede ayudar temporalmente a mejorar la apariencia de los músculos debido a la eliminación de agua y sudor. Para mantener y desarrollar la masa muscular, es fundamental un entrenamiento adecuado y una nutrición equilibrada. ¡Saludos!

      Responder

Deja un comentario